Por favor, ingresa tu nombre de usuario y tu correo electrónico Nueva contraseña
Regístrate ya
x

Mandatos Sociales de Género

00

En el mundo Mujeriando vamos conociendo sobre temas que nos incumben.  Los mandatos sociales de género que aquí llamamos libretos, no son más que normas, que la sociedad de manera implícita, hablan de lo que debe y debería ser un hombre y lo que debe y debería ser una mujer. Se van transmitiendo de generación en generación diferenciando los roles entre unos y otros.  Se aprenden por lo que vemos, oímos y vivimos en nuestra familia, en la escuela, en los medios de comunicación.  Incumplirlos significa saltarse las normas, ser malos y malas, no hacer lo correcto, sentirse culpable o recibir críticas y rechazos sociales.

La parte menos valorada de los mandatos sociales nos corresponde a las mujeres y nos pone en posición de desventaja.  

La herramiento que tenemos las mujeres para saber que hacer sin necesidad de cumplir con los mandatos sociales es la AUTOESTIMA,  el amor a sí mismas.  Eso nos guia hacia la búsqueda de nuestro bienestar,  Según el libreto social, las mujeres debemos sacrificarnos por los demás, ser entregadas, velar por el bienestras de otras personas, y el trabajo del cuidado no es ni siquiera remunerado y muy poco valorado.  No tenemos mucho tiempo para nosotras, nuestros intereses, para preocuparnos por nuestro bienestar.  Mantenemos un conflicto entre nuestra necesidades y las necesidades de otros, porque nos sentimos egoístas y culpables cuando no cuidamos a los demás o cuando no nos cuidamos a nosotras. Siempre salimos mal libradas porque si nos dedicamos a la casa somos sirvientas, si tomamos un trabajo descuidamos el hogar y somos malas madres, esposas e hijas, sin contar que las que deciden estar en el mundo laboral deben comportarse fuertes y duras, característica asociadas desde el mandato social  a lo masculino.   Así que salimos perdiendo de todos modos.  Y la que se atreve a confrontar este papel que nos toca se expone a maltratos físicos, psicológicos y al silencio castigador o al repudio.

Por eso es muy común ver que las mujeres nos criticamos, pensamos que no damos lo suficiente y gastamos muchas energías en tratar de encajar, nos juzgamos, nos castigamos, envidiamos a las que lo logran y esto daña nuestra autoestima, lo que  cierra nuestra salida a la libertad.

Tags

0 Opinión de otras mujeres Mujeriando “Mandatos Sociales de Género”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Registrate Aquí